24.12.08

La Biznaga en peligro de extincion

Este es un recuerdo de mi niñez, cuando el vecino, Don Beto, preparaba en un cazo deliciosos dulces encurtidos de calabaza, biznaga y chilacayote. Tambien preparaba unos de leche quemada y charamuscas, pero los de leche quemada eran de un color muy oscuro, me imagino que de lo quele sobraba de otras preparaciones, y ademas las dejaba secar en periodicos, por lo que al comer uno el dulce, podia leer las noticias al reverso, jajaja
A mi solo me gustaban los de chilacayote, por sus semillas negras deliciosas ( de todo el dulce, eso era lo mejor, el sabor exquisito de la semilla ), la biznaga era rica porque era diferente a los de calabaza y chilacayote ( que tenian cubierta cristalizada e interior melcochoso con las tripitas ), la biznaga en cambio era opaca, no translucida, y su textura era como gamuza, con un sabor especial. Pues bien, eso ya es cosa del pasado, porque la biznaga, y todos sus derivados, dulces, acitron, etc. estan en peligro de extincion. Se han tomado medidas al respecto, pero tardara mucho tiempo, ya que la biznaga es de muy lento crecimiento, apenas 1 cm al año, por loq ue para obtener una pieza lo suficientemente grande para procesarla, requeriria de alrededor de 150 años.
Cuendo eramos niños, nunca nos imaginamos que nos estabamos comiendo las biznagas de 1800.
Ojala que se logre perpetuar la especie de dicha cactacea, porque el sabor y la experiencia de disfrutar de un dulce encurtido es inigualable y las futuras generaciones tienen derecho a probar.

3 comments:

Cactofilos Guadalajara said...

De hecho la planta está extinta en su hábitat natural y solamente se encuentra en viveros y efectivamente las plantas aptas para su uso comercial tenían más de cien años. Se les compraban a las personas que las recolectaban por una cantidad miserable y aunque el precio final representaba una buena ganancia para el vendedor ¿qué puede pagar un siglo de trabajo de la naturaleza?

pablo said...

O sea que ya nos alcanzo el futuro y ya no podremos volver a saborear esos exquisitos dulces a menos que se elaboren con material controlado y como tardan tanto en crecer, aun y cuando se cultiven con el solo proposito de hacerlas encurtidos, eso va tardar toda una vida... que pena, quizas es bueno que aun recuerdo su sabor y su textura... Ojala no se pierda la tradicion y a nuestros hijos y nietos les toque volver a disfrutar su delicioso sabor...

Anonymous said...

Afortunadamente, aún la encuentras en su hábitat natural y he tenido el privilegio de ver ejemplares de más de 1 metro de altura en Zacatecas y Coahuila. Además he podido hacerme de tres de ellas en el Museo del Desierto de Saltillo, Coah. Ahí tiene invernaderos en los que pueden encontrar una gran variedad de cactáceas