27.7.09

El chiste inconcluso de Yurem

Lleva dos domingos Yurem tratando de contar el chiste del camionero y la nitroglicerina y en ambas ocasiones se ha quedado en que esta colgando del cactus, por falta de tiempo; como Yurem no se apura a contar el chiste mas rapido y como no le quieren dar mas tiempo para contarlo, y por la angustia que siento de no saber el final, lo busque y aqui lo expongo:

Este era un camionero que llevaba un gran trailer cargado de nitroglicerina, y justo cuando comienza a bajar la carretera se da cuenta de que no trae frenos, con el añadido adicional de que la carretera esta nevada asi que resulta muy dificil detener el camion y comienza a dar bandazos por la carretera golpeandose con los muros laterales y consiguiendo a duras penas esquivar los coches que circulaban en sentido contrario. Finalmente ve una zona de descanso pero con tan mala suerte que resulta haber un auto averiado parado delante asi que no puede entrar, al final no puede evitar parar el camion y se sale de la carretera en direccion a un enorme precipicio.

El conductor ya conocia la carretera, y sabe del precipicio que le espera tras la curva e intenta quitarse el cinturon para saltar del camion pero esta enganchado asi que tiene que cortarlo con la navaja, haciendose varios cortes con ella debido a los botes que da el camion al ir a toda velocidad por fuera de la calzada.

Tras conseguirlo trata de abrir la puerta pero se ha atascado debido a los golpes con los muros del borde de la carretera asi que trata de abrirla por todos los medios pero al final desiste y comienza a golpear con un extintor el parabrisas, que le resulta muy dificil de romper ya que esta hecho con cristal superresistente, pero finalmente lo consigue y salta hacia fuera, pero se le engancha el pantalon con un fierro y al final no tiene mas remedio que quitarselo para conseguir salir del camion del todo.

Tras unos momentos de confusion debido a la velocidad con la que se precipita ladera abajo, nuestro hombre, que no ve bien porque ha perdido los lentes, consigue agarrarse a una ramita y se mantiene agarrado como puede doliendose de las contusiones y los arañazos que ha sufrido agravados por estar sin pantalones. Momentos despues de estar agarrado el camion explota y tiene que aguantar estoicamente mientras le caen fragmentos que salen disparados de la explosion, que ademas produce una avalancha, y gran cantidad de piedras comienzan a caerle sobre el.

Consigue aguantar los piedrazos como puede pero la ramita es demasiado fina y finalmente se rompe, y el camionero comienza a caer por la ladera golpeandose con gran cantidad de piedras y salientes, y cuando esta apunto de perder el conocimiento consigue agarrarse a un cactus donde cree estar a salvo, pero lo que aun no sabe es que hay una colmena bajo el cactus, que ademas se halla muy alborotada con todo el lio que se ha formado.

Nuestro desgraciado protagonista es alergico a las picaduras de abejas, pero como no puede soltarse ya que eso supondria una caida de varios cientos de metros, aguanta impasible las picaduras, hasta que finalmente oye unas voces que dicen que le han visto y que llamaran a la guardia civil.

No hay ningun telefono cerca asi que tienen que ir hasta el pueblo mas cercano que se encuentra a 20 kilometros, y ademas hay un embotellamiento en la carretera que impide que la ayuda llegue pronto. Ademas para cuando llega la guardia civil se dan cuenta de que necesitaran cuerdas mas largas para llegar hasta donde se encuentra asi que tienen que volver a buscarlas.

Finalmente, y tras varias horas bajo un sol tan intenso que le produce quemaduras de tercer grado y aguantando los inmensos dolores de las picaduras, consiguen rescatarle, y uno de los rescatistas le dice:

- Gracias a dios se ha salvado

A lo que nuestro amigo contesta:

- No, gracias a dios no, me he salvado gracias a este cactus, porque las intenciones de dios estaban bien claras.


Como ven, Yurem nunca va a ser capaz de contarlo en un minuto...

1 comment:

RL said...

jaja iia see cuandoo loo ibaa a terminaar?! jaja