4.4.10

Se aplican inyecciones

O infecciones, si el equipo no estaba bien esterilizado. Chonita ponía inyecciones y cargaba con ella un estuchito metálico rectangular con las orillas redondeadas que ponía a hervir y en donde guardaba su jeringa de cristal. Las agujas venían en diferentes tamaños y no eran desechables, había que hervirlas y después esperar a que se enfriaran, lavarse muy bien las manos, etc. Dentro del estuchito traía también un frasquito como los de comida de bebé lleno de algodones húmedos en alcohol. 
Para que no se quebrara la aguja, yo tenía que acostarme con la pierna relajada, pues si la endurecía además del riesgo de la aguja rota, el líquido de la ampolleta podría irse por donde no debía y habría más problemas. El olor a alcohol y el frío algodón haciendo contacto con mi piel me ponía la carne de gallina. Después sentía el piquete. Chonita tenía buena mano porque, o usaba una aguja demasiado finita, o realmente sabía cómo poner las inyecciones, porque la mayor parte de las veces no se sentía nada. 
Yo recibí un tratamiento de muchísimas inyecciones de hierro porque estaba malnutrido en alguna parte de mi vida y cuando Chonita no estaba disponible, estaba Leonor, nuestra vecina la enfermera, y entre las dos ya me tenían las sentaderas como coladera, era una diaria y entre lo que duraba el tratamiento y mis travesuras, recibí otras inyecciones antitetánicas, que eran dolorosísimas, porque el líquido era más espeso. Después de una de estas juro que no podía ni caminar de lo adolorida que se me ponía la pierna al ir circulando el medicamento.
En una película de Rocío Dúrcal ella ponía una inyección colocando o insertando mejor dicho primero la aguja al glúteo, y después enroscando la jeringa. 
No se supone que primero se debe verificar que no haya burbujas de aire dentro de la jeringa para que no se produzca un aneurisma o algo...?

4 comments:

Anonymous said...

me matasteeeeee,jajajajajajajaja Pablo, como me reí con este post. En mi niñez era Anita, enfermera quien cargaba esa cajita y si, las inyecciones de hierro dextrán duelen un caraxo. También yo me pregunté muchas veces que onda con la técnica esa de insertar primero la aguja y después enroscar el émbolo... igual no pasaría nada, extraer un poquito se supone que es para verificar que no estás en un vaso sanguíneo (no conozco a nadie que lo haga, excepto estudiantes) yo no lo hago y tengo mano de ángel, contrario a mi hermana enfermera que tiene mano de santa... de santa inquisición y la técnica dúrcal me imagino que al no salir sangre, es que puede inyectar y ya... el show es inyectar niños, recientemente aplicamos la vacuna vs AH1N1 a 150 criaturas con el sorprendente resultado de solo dos o tres "panchotototes" y los demás peques... huy que aguantadores!!! ni pío, les dió risa y salieron muy contentos a platicar la experiencia... ya no hay temor de Dios!!!!! (Y te hablo de niños de entre dos y 5 años)

Anonymous said...

me matasteeeeee,jajajajajajajaja Pablo, como me reí con este post. En mi niñez era Anita, enfermera quien cargaba esa cajita y si, las inyecciones de hierro dextrán duelen un caraxo. También yo me pregunté muchas veces que onda con la técnica esa de insertar primero la aguja y después enroscar el émbolo... igual no pasaría nada, extraer un poquito se supone que es para verificar que no estás en un vaso sanguíneo (no conozco a nadie que lo haga, excepto estudiantes) yo no lo hago y tengo mano de ángel, contrario a mi hermana enfermera que tiene mano de santa... de santa inquisición y la técnica dúrcal me imagino que al no salir sangre, es que puede inyectar y ya... el show es inyectar niños, recientemente aplicamos la vacuna vs AH1N1 a 150 criaturas con el sorprendente resultado de solo dos o tres "panchotototes" y los demás peques... huy que aguantadores!!! ni pío, les dió risa y salieron muy contentos a platicar la experiencia... ya no hay temor de Dios!!!!! (Y te hablo de niños de entre dos y 5 años)

pablo said...

Pues déjame contarte que a nosotros, después de que nos sorprendieron (porque si nos hubieran avisado no habriamos ido a la escuela) con la vacuna que dejaba una cicatrizotota sobre el hombro (gracias a Dios que la del brazo ya nos apareció ahí y ni nos dimos cuenta a que horas nos la aplicaron) cuando nos "prendía".
Bueno, el caso es que ese día fatídico, vimos entrar a las enfermeras con sus cajitas de hielo seco donde traían sus vacunas refigeradas quizás, y que nos agarran!!
Era un lloradero espantoso! Al grado que después, quedamos bien ciscados y en otra ocasión en la que vimos a las enfermeras porla ventana si hubo quienes nos saltamos las bardas y nos escapamos!! Correr y correr hasta llegar a casa! Jajaja

nancy said...

Hola Pablo de verdad me hace gracias esto de las inyecciones!..
Siempre fui una cobarde con esto de las vacunas...De peque,sufrí una anemia y me dejaron como colador,como dices tu!!jajaja...En clase y cuando iban las enfermeras a vacunar me escondía debajo del banco,y aprovechándome del barullo que se formaba, y me iba arrastrándome por debajo de uno en uno, hasta que llegaba al de la puerta, y mientras estaban distraidos en los demás yo salia como alma que lleva el diablo, hasta una puerta trasera del colé que daba a una cancha de fútbol, luego de saltar el portón,la cruzaba corriendo y me iba a casa feliz! Nunca me vacune!..ni fui a clases cuando se suponía irían a poner alguna vacuna importante. Despues que murió mi padre estuve una semana en coma y me alimentaba con suero,y una series de inyecciones mas que de solo acordarme me dan escalofríos!... Creo que me pincharon por todas juntas!
Solo de ver a"Alfonsito" (asi se llamaba en mi pueblo,al típico señor que ponía las inyecciones) y su señora la "Pastorita"se me ponía la piel de gallina! de niña no fui emfermisa de virus y esas cosas comunes que dan a los niños, es mas a mis hermanos les daban las paperas,sarampión y esa cosas, a mi no, y eso que nunca me vacune.
De grande me dieron las amigdala, sufría de eso y tenia que ponerme benzatina con penicilina y quedaba coja cada ves que tenia que ponérmelas!!!huy!!!. y de una escoliosis por mi mala postura en la pelu,tenia hora para operarme y estaba aterrada siempre me dije que no me haría cirugía alguna en mi vida si para abrirme las orejas me engañaron!..No soy cobarde y es mas siempre me enfrento a mis miedos y a cualquier desafió pero la aguja tenia esa particularidad.
Hubo una señora (Mercedes) que tenia mano de monja como se dice y nunca sentí dolor con ella y si no estaba sufría!
Hasta que me dije a mi misma no!!!..yo estoy bien y no quiero mas esto!..y como por arte de magia se me curaron todas las cosa desaparecieron las amigdala y nunca mas benzatina
se curo sola la escoliosis y la anemia adiós Dipironas con vitaminas...y así sucesivamente los médicos me quedaban mirando como sucedió es de Dios y la fuerza de voluntad, pero es extraño,... no sucede cuando quiero solo cuando menos lo espero!.. ..Para el dentista,me cuido los dientes y en ves de ir cada dos años,me dice que no pasa nada si voy cada cinco,pero si todos hicieran lo mismo, dejarían en la ruina a los dentistas....Tiempo después sufría mas que mis perros si tenia que vacunarlos y llore la 1era vez que lo hice...