23.6.10

El patio de mi casa no era tropical

En mi casa teníamos un frutero en la mesa, pero las frutas eran de plástico. Había una naranja, una manzana, una pera, plátanos, uvas de plástico suavecito, creo que hasta un aguacate al que le faltaba una rebanada... dentro de la artificialidad también contábamos con varios floreros con flores de plástico, de las que más recuerdo eran unos lirios blacos de los que salían unos pistilos enormes con algo peludito arriba.
Lo natural se encontraba afuera, en el patio, donde teníamos los árboles y las plantas que nos daban flor y fruto. El más impresionante por su gran tamaño era el árbol de anacuas, al que me subía a agitar las ramas para que cayeran aquellas frutitas diminutas que semejaban manzanas minúsculas. Y es que si nos esperábamos a que cayeran solas o se las comían los pájaros o caían ya pasadas de maduras. Y como eran muy pequeñas, teniamos que llevarnos un buen montón a la boca y masticarlas para después escupir las semillitas.
Después estaba el mezquite. Las vainitas frescas las masticábamos hasta quitarles todo el sabor y ya después tirábamos el bagazo (que en mi casa llamaban gabazo) igual como se hacía con la caña. 
La granada y la papaya siempre tenían fruto, sólo que la papaya necesitaba su pareja, decían que tenía que haber dos, la hembra y el macho, de lo contrario, ninguna planta daba ni flor ni fruto. El limonero también daba limones creo todo el año y las guayabas las tomábamos (los niños, sin que los adultos se enteraran) del árbol del vecino, sólo era cuestión de subirse a la barda y jalarlas. El moral estaba cerca del molino, y sus ramas daban hasta la calle, así que solo teníamos que tomar de la banqueta las que no estuvieran pisadas y después enjuagarlas. Eran dulces! Lo único que nunca tuvimos fue una planta de plátanos,
De la frutería de Don Saturnino traían sandías, peras (hasta la fecha me fascinas las de leche), melones, higos, plátanos (que nos daban martajados en un vaso con leche y un poquito de azúcar), piñas (que siempre me han destrozado la lengua y labios), mangos, ciruelas, duraznos, etc. las frutas que casi no se consumían eran las fresas, uvas, y las que sólo comprábamos con el señor del carrito eran cosas como coco, jícama, etc.
Tía Caro era fan de hacer hot cakes y siempre tenía mermeladas y conservas ARSA, ahí vimos nombres como GROSELLA, FRAMBUESA, CEREZA que ni idea teníamos de que se trataba, hasta que vimos las fotos. 
Hasta después de cumplir mis 20 años fué que conocí al KIWI y más tarde la CARAMBOLA, o fruta estrella... 

No comments: