1.6.10

La anacahuita

Ayer regresó Martha de su fin de semana largo, después de un viaje a La Isla del Padre, a donde fué con Fernando, su marido... Claro, que después de más de 30 años de matrimonio, lo que menos hacen es disfrutar en pareja, así que se dedican a todo menos al romance. Ella se pasó a México y se vino cargada de cachivaches, pastillas, revistas, gansitos, y hasta unas plantas de anacahuitas!
Yo, como no sabía que ahora se vendían como plantas ornamentales, le dije que de esas había en el rancho, en el monte, y que nadie las tomaba en cuenta de lo comunes que eran!
Entonces le digo, si he sabido que ibas a andar de fayuquera te encargo unas ramas de epazote! Ella, por supuesto que ni sabe lo que es el epazote... menos para lo que se utiliza...
Bromeamos durante un largo rato hasta que sentí que ya habíamos llegado demasiado lejos, cuando el dije que si va de nuevo en Navidad, le encargo un pinito para decorarlo, jaja
Del rancho mis tíos traían unas vainas con algo dentro como alubias y se llamaban MAGUACATAS, había que hervirlas y después se abrían y se les sacaba el contenido. Recuerdo también al árbol de ANACUAS, pero ya ni me acordaba de las ANACAHUITAS... qué pequeño es el mundo y Martha con su síndrome de Salma Hayek, que al encontrarse fuera de México es cuando valora lo que ha dejado allá y entonces se dedica a promover tacos, garnachas, vainilla de Papantla y demás mexicanidades...

1 comment:

Anonymous said...

hola yo como en mi casa anacahuitas
y me gustan pero me gustan mas las
maguacatas hervidas
cortamos ebanos y aqui rajamos leña
mexquites y asi los arboles