5.6.10

La tele de tía Pepa

La tele de la tía Pepa era de transistores, pequeña, quizás de unas 13 pulgadas y con caja de plástico. Su antena la colocó en el porche, el tubo metálico sujeto a la pared porque si se subían a instalarla en el techo, se aflojarían los clavos y al llover, al agua entraría a través de las láminas... y aunque había un resguardo de madera para amortiguar el ruido de la lluvia, era perjudicial que ésta se mojara porque además de que podría pudrirse, se veían horribles las manchas de agua en el techo. De cualquier forma, por más cuidadoso que se fuera, las goteras no podían evitarse, y en ocasiones, se mojaba uno más dentro de la casa que afuera.
Desde que llegó la tele a su casa permaneció encendida la mayor parte del tiempo. Y como era pequeña, sólo se le desconectaba el alambrito plano de la antena y se movía hacia afuera, en el porche, o hacia adentro, junto a la puerta, bajo la ventana. Eso nos parecía muy práctico, porque como la televisión de la abuela era enorme y muy pesada, siempre estuvo en el mismo lugar en donde quedó desde el primer día que la recibió de regalo.
Claro que todo esto no era nada comparado con el paraíso en el que vivía tía Julia, pues ella, en Monterrey ni necesitaba antena, y su televisioncita, colocada sobre una mesita con ruedas, sólo había que conectarla a la corriente y se podía ver hasta cuando estaba uno en el baño, y eso sí que causaba envidia, y de la mala, porque la buena no existe!!
En la tele de tía Pepa veíamos, conforme lo permitiera el tiempo y el ocio, desde la mañana, programas americanos doblados a español como BUSCANDO NOVIA A PAPA, MI MARCIANO FAVORITO, EXPRESO A PETTICOAT, entre otros... después, alrededor de mediodía le cambiaban para ver a Tello Mantecón y Esperancita con sus comentarios políticos, ENSALADA DE LOCOS, CHIQUILLADAS, etc.. Por la tarde algunas novelas y ya de noche veíamos LA CASITA DE MARIA DOLORES (Pradera), LOS WALTONS, EL HOMBRE NUCLEAR y su contraparte LA MUJER BIONICA, LA ISLA DE LA FANTASIA y EL CRUCERO DEL AMOR, TARZAN con Ron Ely, VIAJES desde las ESTRELLAS y hasta EL FONDO DEL MAR, de vez en cuando veíamos programas nacionales como NO EMPUJEN, LAS SUEGRAS, HOGAR DULCE HOGAR, POLIVOCES, LA CRIADA BIEN CRIADA, etc.
Los sábados pasaban películas y ahí vimos muchas de Rocío Dúrcal y más de noche las de Pedro Infante, María Félix, etc. Los domingos esperábamos con impaciencia SIEMPRE EN DOMINGO, y yo particularmente, odiaba MEXICO MAGIA Y ENCUENTRO, pues lo consideraba un retardo para el programa siguiente y me imaginaba que si no existiera, el otro empezaría más pronto... Como quienes no vivíamos allí no podíamos cambiar de canal a nuestra entera satisfacción, pues si no nos lalmaba la atención lo que había nos íbamos a ver en que otra cosa perdíamos el tiempo... Yo, con tal de no andar del tingo al tango, me quedaba a la permanencia voluntaria así fue que me hice adicto al cinescopio y su hipnotizantes rayos gamma, jajaja

No comments: