24.8.10

¡Llegaron las fotocopias!

Antes de que supiéramos que existían las videocaseteras BETA o VHS con las que podíamos capturar imágenes de la televisión para la posteridad, ya tomábamos fotos a la pantalla que no salían porque la brillantez ocasionaba obtener negativos velados. Aunque muy pocos sabíamos lo que era un MIMEOGRAFO, no teníamos idea de que en países de primer mundo ya habían inventado las copiadoras, y debíamos recurrir a la misma camarita para tomarle fotos a alguna página de revista que queríamos compartir sin deshacernos de la revista completa.
A mí alguna vez me prestaron una revista alemana que tuve que transcribir, con la ayuda de mi Smith-Corona, letra por letra porque en ese tiempo no entendía de alemán ni jota, y mi interés era el de conservar esos textos para traducirlos en alguna etapa futura de mi vida. La curiosidad, en mi caso, fue un poderoso resorte que me impulsó a lograr cosas que nunca me habría imaginado...
Yo no tomaba fotos de páginas de revistas, pero en eso llegan a mi pueblo las fotocopiadoras, que al principio se utilizaban únicamente para fotocopiar documentos legales y materiales de oficinas y escuelas y que poco a poco empezaron a ponerse a disposicion del público por una cierta cantidad.
Esas fotocopias eran casi transparentes, hechas de un papel especial brillante del frente y opaco del reverso, y con una cualidad que era que desaparecían con el tiempo. En serio! 
El proceso era fotográfico, tendría algo que ver con el calor o algo, porque además de la sorpresa que uno se llevaba al ir a verla después de un tiempo y encontrar una hoja de papel en blanco, creo que el calor también las iba desvaneciendo...
Con la llegada del toner en polvo cambian las cosas, porque las copias empezaron a hacerse con papel bond normal, y ya no se volvían invisibles con el tiempo. Y lo que me pareció casi un milagro y ver a Jesús de frente, fue cuando una copiadora podía aumentar o reducir las copias, multiplicar las imágenes en una sola hoja, hacerlas en color, etc, etc. Jamás me imaginé, en esos tiempos prehistóricos en que no sabíamos ni de las computadoras, porque las que había ocupaban toda una habitación, que un día tendría en mi casa, no una copiadora, sino todo un equipo (en un espacio minúsculo) que enviaría documentos escritos vía FAX, copiaría, capturaría imágenes para procesar en la computadora, y después hasta las imprimiría, todo en uno!. Si a mí me ha tocado atestiguar de los avances de la tecnología, imagínense a mi madre, que de niña jugaba con una rama haciendo figuras en la tierra, allá en el rancho grande, allá donde vivía!!  jeje

No comments: