2.9.10

El demente es él, yo soy de chequelete

Madness Pictures, Images and PhotosEs un chiste muy viejo. Ayer ví una película de un demente que vivía solo en su granja y termina sosteniendo relaciones sexuales con una cerda, la preña, tienen familia y cuando nota que los cerditos prefieren a su madre, los mata, y después tanto la cerda como él se suicidan. Pero eso es sólo una película.
Eso me hizo pensar en mi familia, donde por parte de mi madre, una tía suya por parte de mi abuela y otra por parte de mi abuelo, padecieron de pérdida de razón. Pero toda la familia siempre estuvo ahí y nunca se dejaron solas, ni se internaron en ningún manicomio, no eran peligrosas, sólo hablaban solas, preferían realizar tareas silenciosas mientras rumiaban pensamientos a media voz y se lavaban muy a menudo las manos.
Ellas tal vez ni sabían lo que les estaba sucediendo. Quienes nos dabámos cuenta éramos nosotros, que se supone éramos quienes sí teníamos conciencia de lo que sucedía a nuestro entorno. Yo digo que todos podemos tener cierto grado de locura, desde el 1 hasta el 100% y tal vez hasta sea lo que nos ayuda en ocasiones a seguir en este mundo loco, pues en alguna ocasión, llevando a mi tía en su silla de ruedas al Sanatorio para una curación (se había roto un tobillo y tenía muchos clavos) y sabiendo lo que nos dolía a ambos,a ella físicamente porque Aurora, la enfermera, era una salvaje y no se le podía pedir ser cuidadosa, y a mí porque de ver el rostro de mi tía se me estrujaba el corazón de dolor, bueno, pues por la calle ví a Josefina la de Don Eleazar, la loquita del pueblo, y me dije, mira a Pepina, ella ni sabe lo que pasa a su alrededor, no tiene plena conciencia, vive en su mundo, deambula por las calles todo el día, no será mejor vivir así, sin saber realmente lo que ocurre?
En en mundo existen más de 450 millones de personas que sobreviven con alguna enfermedad mental, y en México una de cada 4 familias tiene un miembro con este tipo de padecimiento. Las violaciones descubiertas en los Hospitales siquiátricos de México se deben mayomente a la falta de presupuesto, pues la SSA no destina ni el 1% de su fondo a Instituciones de Salud Mental. Así es que si se les acaban las camas los ponen a dormir en el suelo, si no hay quien los atienda individualmente los desnudan y bañan a manguerazos, total, que se la pasan peor y en realidad su salud mental empeora durante su estancia ahí. Sólo 2.5% de los pacientes (donde 2 de cada 10 son jóvenes) tienen supervisión de un especialista.

No comments: