8.9.10

Feria, cambio, vuelto

En México hablamos español (uno de los idiomas más complicados de aprender, supuestamente, después del japonés, chino, etc) donde para complicarlo más, llamamos a lo mismo con muchas palabras diferentes. Hace tiempo platicábamos de gato (miche, minino, morrongo), guajolote (cócono, totol, pavo), etc.Y ahora he recordado otra palabra.
Una de las mejores cosas de hacer mandados (encargos, vueltas) era quedarse con la feria (vuelto, cambio) y gastársela en dulces o galletas saladas con jalapeño.
Eran tiempos en que no todos teníamos refrigeradores y se guardaban las cosas menos perecederas en ganchos (garabato) que colgaba de alguna viga del techo (de ahí la frase de "un ojo al gato y otro al garabato" pues había que cuidar que el gato no saltara desde alguna mesa y nos arrebatara la carne de la canasta que colgaba ahí).
Otro método era comprar diariamente lo que se iba necesitando, y había tendajitos casi en cada esquina, donde comprábamos "la bandera nacional" que era un chile verde, una cebolla y un tomate, un peso de arroz, brillantina suelta, papel periódico por kilo para lavar ventanas o para hacer cucuruchos, etc.
A mí siempre me molestó andar en la calle haciendo mandados, pues me gustaba andar en la calle de vago, pero siempre me convencía el tintineo de las monedas que o me las regalaban o de plano me quedaba con ellas y regresaba con el encargo pero sin dinero de vuelta. ¡Qué tiempos!

No comments: