30.8.11

Quisiera tener tiempo

para transcribir todos los sueños que tengo en cuadernos y las recetas de cocina que con el tiempo he ido acumulando, las de familia, las del periódico, las que me sé de memoria, y para leer cuando la televisión y el internet me aburre.
Por lo pronto les comentaré que encontré un tesoro: Un libro de cocina de 1939, con más de mil recetas diferentes para los 365 días del año, pues para cada día el plan incluía desayuno, comida y cena y hasta postres y bebidas...
Eso me llama la atención porque me entero de lo que comían en ese tiempo y cómo lo preparaban. De hecho, les transcribiré la parte donde recomiendan ciertos alimentos, lo que ahora es la pirámide de la nutrición.


Las tres comidas deben incluir
1- Leche (como bebida o en la preparación de alimentos) un litro para cada niño y medio lt para cada adulto
2- Frutas cítricas o tomates al menos 1 naranja grande, media torona o un tomate. Más si es posible
3- Otras frutas crudas, cocidas o de lata, una porción.
4- Papas, una porción
5- Otras verduras crudas, cocidas o de lata, dos porciones generosas de espinacas, repollo, ejotes, espárragos, etc.
6- Huevos, tres o cuatro por semana por persona.
7- Lechuga, acelga y otras hojas para ensalada, una porción.
8- Carne, pollo, pescado o queso al menos una porción.
9- Mantequilla o Margarina vitaminada en cada comida
10- Otras grasas y aceites sólo para cocinar.
11- Pan con cada alimento.
12- Cereal una porción al desayunar.
13- Arroz, macarrones ocasionalmente.


20 años después, en mi casa en México, nuestra pirámide incluía


1- Té y café negro o pintadito, porque la leche estaba escasa, al mediodía limonada, refrescos nunca y no porque fueran perjudiciales para la salud, sino porque eran caros...
2- Frutas de vez en cuando, cuando pasaba Pedro con su triciclo o el de las rebanadas de sandia con chile, plátanos (me enseñaron a pelarlos como los changuitos).
3- Otras frutas, las de Don Saturnino, donde nos compraban de vez en cuando un durazno. Mangos no porque nos embarrabamos toda la cara y las piñas nos escaldaban la boca...
4- Papas de vez en cuando, fritas a la francesa o en albondiguitas con polvo de camarón.
5- Otros vegetales. Abuelita nos hacía pan de elote, nos daban calabaza en tacha, elotes asados en las brazas.
6- Huevos. Sí, con chorizo o con papas para hacer lonches de margarita o bolillo para quien trabajaba.
7- Nunca supe lo que era una ensalada porque el único repollo o lechuga rallado estaba en los tacos.
8- Carne, pescado, pollo y queso. Sí, la carne rebanada en tiritas dentro del arroz, el pollo también, pescado no porque Nuevo León no tiene costa y queso compraban el fresco y el añejo, que rallaban para la sopa de pan, o capirotada. Ya grande yo compraba el queso panela, pues lo hacía Don Fito, nuestro vecino.
9- Nunca supe lo que era la mantequilla. Había enjundia de gallina o manteca de puerco. Manteca Inca o Lirio.
10- Otras grasas y aceites. Ver arriba. Aceite Lirio y después 1-2-3 de la Conasupo
11- Pan. Nunca, se hacían tortillas a mano con nixtamal molido.
12- Cereal. ¿Qué era eso?
13- Arroz y macarrones todos los días, alternado. La variedad de la pasta estaba en la figurita, que un día era conchitas, moñitos, coditos, letras, rueditas de carreta, fideos, etc.


Qué diferencia, verdad?

1 comment:

filomeno2006 said...

¿Emulsión "Scott"? ¿Aceite de hígado de bacalao?