16.12.11

El arte de la tamalería norteña

Acá mucha gente piensa que los tamales son algo que se consume una vez al año, como los buñuelos o la capirotada, y no, a mí me gustan todo el año. Será que mi abuelita los hacía de dulce de chile y de manteca, como dice el dicho... 
Un amigo me pidió dos docenas para una reunión entre personas de su Iglesia, y me puse a hacerlos. A mí me gusta hacer tamales solo. Me levanto y empiezo a cocinar la carne de puerco. Después con el caldo muelo los chiles de color y preparo la masa con la manteca. Una cosa sucede a la otra y prepararlos me resulta bastante tranquilizante...
Y es que el chiste de los tamales es la colaboración de toda la familia. En casa se reunía todo mundo y en lo que se comentaba el último chisme, una embarraba, otra llenaba y otra doblaba. Parecía, por todo el alboroto y las risas, que era una tarea que debía hacer un ejército de mujeres, pero en realidad es muy sencillo. Y están listos en sólo una hora!
Bueno, una hora en lo que se ponen en la vaporera hasta que salen, aunque su preparación lleve más tiempo. 
Es mentira eso de que los chiles rellenos se llevan 5 horas y el mole 10. Nada es laborioso, todo es cuestión de encontrar la forma de ir escalonando los pasos.
Para quien quiera ahorrar aún más tiempo, puede encontrar tamales de fábrica hasta por 3.50 dlls la docena, más delgados que mi dedo, porque la verdad no hay nada como los embarrados en casa!
Y si alguien ha probado los tamales de lata (porque sí los hay) los caseros no se les comparan. Una vez abrí una lata, por pura curiosidad y encontré, 6 ó 7 deditos con un hilito de carne dentro, nadando en una salsa roja aguada y cubiertos por una cosa tan delgada que parecía papel, por supuesto que no era hoja de maíz... y hay gente que se los coma? Me pregunté!
Pues sí, pero mientras yo viva no dejaré de decirle a la gente que los tamales no son para una vez al año y no son solamente de pollo y puerco. Mi abuela hacía de dulce, con pasas, para nosotros, y otros de queso y rajas muy ricos, hay de frijoles y los llamados ''blancos'', sin chile ni nada dentro, sólo la masa, y esos son cuadrados, no largos... y los únicos que se amarraban con un lacito eran los que no llevaban carne, para diferenciarlos.
En otras partes de México, especialmente el sur, también se utiliza hoja de plátano. Yo he probado tamales centro y sudamericanos y no es por ofender, pero a mí me gusta que mis tamales lleven dentro sólo carne, y los que he comido traen los pedazos de pollo con todo y hueso. Es un lío estarlos espulgando...
Ah! Y ni qué decir del recalentado! Tamal puesto al comal a recalentar hasta que se le queme la hoja y sude su grasita, con una salsa verde y un café con leche bien caliente!
¿En su país cómo se hacen los tamales?

2 comments:

Renata said...

pues mi país es tu país así q no creo q haya tanta diferencia =)

pablo said...

Sí... me refería a que el estilo varía de estado a estado y quien sabe quizás hasta cuente el presupuesto.
Por ejemplo, al picadillo en mi casa nunca le pusieron pasas, y he escuchado a muchas personas decir que sí las lleva. Será verdad o será que en mi casa no había dinero para comprarlas? Jajaja
Mi picadillo (el que crecí comiendo) no lleva ni pasas ni almendras.
Y el tuyo? ;)