4.12.11

Las glorias se están yendo al infierno

Hoy me regalaron un paquete de nuevas glorias. Ya las había visto, pero no se me ocurrió comentar nada.
Yo soy de Linares Nuevo León y algunos miembros de mi familia (Cruz Fernández e hijas) se han dedicado al negocio de la leche quemada y las marquetas, por eso sé de que se trata. La diferencia entre la leche quemada y el dulce de leche es que la primera se prepara con leche de cabra y se deja en el cazo hasta que adquiere un tono café, y el dulce de leche es de color claro y quebradizo. Me imagino que se hace con leche de vaca, eso no lo preparaban en casa de los Fernández, sólo leche quemada para marquetas y glorias.
Una vez preparada se colocaba en moldes redondos, ovalados o en forma de corazón y se adornaba con corazones de nuez enteros en las orillas. La pedacería de los corazones de nuez se molía y en ella se revolcaban otras bolitas de leche a las que llamábamos BESOS INDIOS. La gloria llevaba un corazón de nuez encima y el beso indio nuez molida. Ambas van envueltas en el ya famoso papel celofán rojo.
Un día, cuando mi amigo Julio Karr fué a la fábrica de productos de leche SAN PABLO y ví como vertían latas de esas cuadradas de glucosa, quizás para acelerar el proceso de espesado, el caso es que estas nuevas glorias LINARES, no son ni la sombra de lo que eran.
Ya no traen su corazón de nuez, traen tres o cuatro trocitos microscópicos dentro del dulce y es todo. Durante mucho tiempo, era obligatorio obsequiar glorias y todo mundo las recibía con gusto. Era el regalo perfecto con el que nunca se quedaba mal. Tuve una amiga, Carmelita Zaleta, que las compraba por cajas para dárselas a las personas que venían de fuera a visitar parientes del Sanatorio del Dr. Carlos García Rodríguez, y con quienes trababa amistad. Siempre quedaban satisfechos...
Los Fernández deben tener la receta tradicional, les preguntaré. No sé si las nuevas generaciones hayan seguido la tradición o lo hayan dejado en manos de la automatización.
Coronado tiene algo similar llamado oblea, y es cajeta dentro de dos laminitas de algo que yo creo era de lo que hacen los conos para nieve, sólo que delgadas como papel.
Y si Linares es famoso por sus glorias, Celaya lo es por su cajeta, que es parecida, sólo que más líquida y se puede untar, búsquenla en sus tamborcitos de madera.... mmm, delicioso!
Aunque ahora tal vez sean de plástico, a como van las cosas! 

No comments: