10.8.12

El gato cursiento

*quien no desee leer sobre asuntos escatológicos, pase por favor a la siguiente entrada*

Un día me tocó ayudar al Sr Fred a limpiar sus jardineras de yerba y al mediodía, mientras tomaba un descanso y me comía una naranja que había llevado con mi botella de agua, ví que se acercaba a mí el gato que vive bajo su casa. Se detuvo justo dentro de la jardinera recién abonada, husmeó la tierra y empezó a escarbar. Cuando ya tenía el hoyo listo buscó la manera de sentarse a hacer del baño y para mi mala suerte, quedó dándome la espalda, por lo que pude ver que este gato venía del espacio, como aquel de Disney, pues traía propulsión a chorro...
Y me empecé a reír! Creo que casi a carcajadas, porque era aquel un chorro interminable que llenaba el breve espacio que en la tierra el gato, sin ninguna idea de las proporciones, había cavado. No lo podía creer! El gato llenó el hueco y aún y cuando toda la tierra que lo rodeaba había reblandecido o había caído al agujero bajo la presión del líquido, él inició la etapa final, la de cubrir los desechos.
Y yo más me reía, porque no sabía cómo le iba a hacer e dichoso gato para cubrir aquello que se tragaba toda la tierra que le echara...
Imagínense una cucharada de harina en una taza de agua, imposible!
Pues el gato siguió echando tierra hasta que más o menos se disimuló el pantano de arenas movedizas y yo pensaba, ojalá que se acuerde donde dejó su ''gracia'' porque si se le olvida y regresa más tarde, va a meter la pata allí hasta la rodilla!!

No comments: