29.1.13

Por favor! Urge ayuda para esta pobre mujer desesperada!



Hoy me llegó una carta de Nancy Butler donde me dice estar desesperada pues no sabe que hacer con más de dos millones de dólares en bienes pues por su salud ya no puede administrarlos.
No me dice si además de salud tiene problemas de edad, o si los bienes son de su fundación o personales. Tampoco especifica cuanto me tocará a mí de esos dos millones y medio.
Yo le agradezco mucho el gesto desinteresado, pero para mí en este momento dos millones no valen la pena que me distraiga de lo que estoy haciendo, así que le dejará mi lugar a alguien que los necesite más que yo!!

Más le agradezco que aún sin conocerme me ofrezca la oportunidad de compartir conmigo su capital. Yo le contesté y le dije:


Mira Nancy, muchas gracias por tu ofrecimiento manita, pero en este momento estoy tan ocupado ganando mis propios millones, que lo mejor es que vayas a hacer rica a la más vieja de tu casa, digo, que hagas rico a alguien que realmente necesite ese dinero. 


Ya saben, Nancy es una de todas esas mujeres que aparecen arriba y que obtuve de Bing images al escribir su nombre. Ustedes elijan cual de todas es, porque la millonaria seguramente es una tramposa que si ofrece dos millones es porque en realidad nos despojará de lo poco que nosotros tenemos.


Esta es la carta como a mí me llegó:


'I am Mrs, Nancy Butler. I have a foundation/Estate uncompleted {worth sum of USD 2,142,728.00 Dollars} and need somebody to help me finish it because of my health. Contact me with this email(nancy_butler1@hotmail.co.uk).''

7.1.13

¿Qué fué de las dos Marías Fernandas?

Cuando yo era niño había dos Marías Fernandas:

:: la del cabello rubio platinado y las cejas negras a quien disfrutábamos en la pubertad por la doble pechuga que mostraba en las fotonovelas y

:: la niña que hizo una telenovela y desapareció

A la mujer  la volvimos a ver en algunas películas de Viruta y Capulina (o los Polivoces) y después supimos que fue una de las mujeres de Andrés García, pero

... qué fué de la otra? la que nos hacía sufrir lo indecible gracias a los maltratos de que era víctima en LA RECOGIDA?

A propósito de desaparecidas, la otra tampoco aparece, con eso de que su hija María Fernanda García está en todas partes, cuando uno busca datos de su mamá, nada aparece. Es más, sus filmografías están cuatrapeadas, quieren hacerme creer que esta MF, la que nació en 1967 es la misma que salió en HIJAZO DE MI VIDAZA en 1972 ya pechugona siendo devorada por un pterodáctilo?? Ni maiz, esa era su mamá! La símbolo sexual setentero!

Obsequios navideños

Sin afán de menospreciar a nadie, y hasta en ocasiones en plan de broma, agradecí mis obsequios navideños, pero a todo mundo le dije que el suyo había sido el mejor regalo de todos. Y lo fué. Y aclaré las cosas, porque cuando Martha me regaló el taladro, en esas fechas, fue mi mejor regalo. Y después la vecina que me dió trabajo por dos semanas, ese también fué un buen regalo, pues me cayó algo de efectivo que no tenía y me hacía falta. Después me obsequian el DVD ''De panzazo'' que deseaba ver desde que supe su existencia y fue otro mejor regalo, al igual que el juego de DVDs que llegaron de Zacatecas, otro excelente regalo!  Ahora me llega un libro de los años 40s titulado ALBUM DE ESTRELLAS, y por supuesto que es una joya, lo que lo convierte en otro de mis mejores regalos!
Yo me regalé a mí mismo algunos DVDs. Esos no son tan buenos como los que recibí, pero también me la pasé bien viéndolos!
Esta es una de las imágenes del libro, y si desean ver con minuciosidad de qué trata, he publicado otras en cinematerapia, por si quieren darse una vuelta por allá.
Sección 1996 (de la A a la Z del cine mexicano). Y si ya andan por allá, no dejen de visitar la sección de ''Rostros olvidados'' (año 1999) donde he ido recopilando información de quienes también formaron (y forman) parte del cine mexicano... Gracias por otro enorme regalo, que es el de sus visitas y su atención a este espacio...
Feliz año Nuevo!!
Imagen: se llama Alicia Ortíz pero... a quién se parece?

6.1.13

Si son de harina ni me las calienten!

En mi casa se ''echaban gordas'', nosotros comíamos gorda sola, o con chile, los marranos gordas duras y de vez en cuando nos hacían gorditas de harina.

Las de dulce también eran gorditas, y las había de acero (porque se cocinaban en un sartén muy pesado con ese nombre), de manteca, de azúcar...

No sé desde cuando las tortillas se conocían también como gordas, pero en mi casa era común referirse a ellas así. Ya no las ''torteaban'' a mano, para eso había tortillera.
Pero se preparaba todo en casa, yo recuerdo haber ayudado a desgranar maíz, después mis tías lo limpiaban, preparaban con cal, lo cocían, enjuagaban y al final regresaba yo, acompañando a quien fuera al molino. Después de nuevo eran ellas quienes preparaban la masa y las cocinaban.
En ocasiones, cuando se ''echaban las gordas'' cuando ya estábamos todos sentados a la mesa y quien estuviera a cargo de ellas no se daba abasto, era cuando las capeábamos, nunca se veía una en la canasta, porque todas iban directamente al comensal.
Decía mi abuela que se sentía como la ''bruja pedorra'', una que como no tenía un ojo, por ese lado le robanan lo que hacía y nunca le rendía.

Echar gorditas de harina era motivo especial. Se preparaban sólo de vez en cuando.
Había alguien que decía ''si son de harina, ni me las calienten''. Mi tía preparaba la masa en una batea de madera y después las extendía con el palote.
Un día, alguien, seguramente un niño imprudente (como yo) se quejó de que la gordita parecía huarache, o estrella, porque recuerdo a mi tía contestarle:

-te las vas a comer enteras? Porque si te las vas a comer enteras a tí te las hago redondas, pero si las vas a masticar, ni para qué molestarse!

Teníamos una vecina que hacía trampa. Debe haber tenido mucho tiempo o poca familia que alimentar, porque nosotros no podíamos darnos esos lujos. Ella, con calma, extendía sus tortillas y después colocaba un plato encima y las cortaba redonditas! Y todas del mismo tamaño (menos la última, que era la que se comía ella para que nadie la viera).

Hace poco, mi mamá quería buñuelos como cada fin de año, y me regaló una bolsa de harina preparada para hacer tortillas, de esas a las que sólo se le agrega agua. Yo, acostumbrado a mezclar la mía con manteca, sal y polvo de hornear, le tenía un poco de desconfianza, pero como era de ella y para sus buñuelos me dije, ni que se los fuera a comer enteros!

Me llevé una buena sorpresa, pues las tortillas quedan muy buenas, gorditas, no como las calcomanías que venden precocidas en las tiendas y mucho mejor que las que venden ya cocidas de Tía Rosa y similares que ni sabor tienen. A mí las tortillas me gustan blancas, pesadas, que no se sientan arenosas (que no hayan sido extendidas en una superficie espolvoreada con harina), ya sé, no me las voy a comer enteras, pero así me gustan, por eso las hago yo... no importa que no sean redondas, nadamás que no se vean transparentes, amarillentas, quebradizas...
¡por eso se llaman gorditas!

4.1.13

Los mandarinos

MI vecino Fred tiene dos arbolitos de mandarinas que le dan cinco cada año si bien le va y si no se las comen los pájaros.
Por eso, cuando Martha me dijo que tenía un árbol así me lo imaginé, chaparro y con cuatro o cinco mandarinas. Ella me regaló una bolsa y me dijo, guarda las semillas para que las plantes, vienen desde el valle! O sea su tierra natal, Brownsville, Texas.

El día de navidad, durante la comida familiar me llevó al patio a enseñarme el mandarino y oh sorpresa! Estaba más alto que la cerca y lucía mejor que el pino navideño, con cientos de mandarinas como esferas!
Por eso ahora le daré estas recetas, pues no sabe que hacer con tantas y sus nietos nadamás las cortan de adrede y las dejan tiradas por todo el jardín...
Yo creo que lo mejor es utilizarlas en jaleas o mermeladas, si alguien sabe de otros usos culinarios, dígannos por favor.

La jalea:
1,1/2 kilos de mandarinas cortadas en cubitos, con las semillas y jugo aparte
2 limones igual, con su jugo y semillas guardados aparte para uso posterior
11 tazas de agua 
7 tazas de azúcar blanca granulada
Coloque la fruta, jugo y semillitas en un saquito de tela en un tazón grande y añada el agua. Deje reposar cubierto por 12 horas o toda la noche.
Pase el contenido a un sartén grande o cacerola y encienda el fuego, medio. Al empezar a hervir, baje el fuego y deje ahí por una hora o dos hasta que la cáscara se haya suavizado.
Retire la bolsita que contiene las semillas. Coloque esa mezcla en manta de cielo y deje escurrir otras 12 horas o toda una noche. Después deseche la pulpa y trabaje únicamente con el líquido.
En un sartén mézclelo con el azúcar a fuego medio hasta que el azúcar se disuelva. Entonces aumente el fuego y al empezar a hervir y deje así por media hora. Vierta esa jalea en los tarros esterilizados y cierrelos cuando haya enfriado.
No abra ningún tarro sino hasta despues de 2 semanas.
Rinde 4 tazas (tomado de mi libro THE ART OF PRESERVING de Jan Berry, p.27)

mermelada:
1 kg de mandarinas
1 limón
azúcar (dependiendo del peso final del producto ya cocinado)
agua

Preparación
1. Lavar y pelar las mandarinas, cortar los gajos en 3 y sacarle y descartar las semillas
2. Cortar bien chiquita la piel de la mandarina
3. En una olla poner las cascaritas cortadas y agregar agua fría hasta cubrir, llevar a ebullición y dejar hirviendo entre media hora y una hora, dependiendo del grosor de la cascara. Este paso suaviza las cascaritas, para que no queden duras en la mermelada. Agregar el jugo del limón y si quieren las mitades de cascara del limón para que sigan infusionando el agua.
4. Al cabo de este tiempo, agregar los gajos de mandarina ya cortados y sin sus semillas. Agregar mas agua si fuese necesario para que se cocine todo holgadamente. La idea es que los gajos se deshagan y el líquido se concentre. Debería quedar un líquido homogéneo. Dejar hirviendo 1 hora aprox.
5. Cuando ya esté todo cocido, sacar el líquido de la olla y pesarlo (o medirlo en jarra medidora). Por cada kilo de líquido agregar, 800 gr de azúcar. Si pesa un número “difícil” (por decir 1,329), meter eso en la calculadora, multiplicar por 0.8 y voilá!.
6. Llevar a la olla todo el líquido y el azúcar, llevar al fuego nuevamente y cocinar hasta que tome punto de mermelada. Mi mermelada hirvió 1 hora hasta llegar al punto.
7. Enfrascar en caliente.

Cómo esterilizar frascos de vidrio

Lo ideal para mermeladas que van a estar en los frascos mas de un par se semanas es esterilizarlos para asegurarse que no haya bacterias en el interior que puedan crecer, alimentarse de nuestra mermelada y echarla a perder. Es un paso sencillo que se puede hacer mientras se preparara la mermelada y les asegura una durabilidad de hasta unos cuantos meses.

En una olla llena de agua, cuando rompe hervor meter los frascos de vidrio destapados y las tapas, dejar hirviendo unos 20 minutos, luego asegurarse que estén perfectamente secos.(del blog de Vicky, de donde tomé también la imagen. En su blog hay infinidad de recetas más)

3.1.13

Libretas Shirley Temple

Como yo aprendí a escribir mucho antes de ir a la escuela, y además dibujaba mucho, me compraban unas libertas rojas de taquigrafía que seguramente eran muy baratas, al fin, para lo que me duraban, y creo recordar se llamaban Anáhuac o Victoria.
Ese cuaderno era pequeño, con la grapa arriba, pasta roja y las hojas tenían renglones.
Creo que había otras sin renglones, pero a mí me compraban de las que sí tenían.
En alguna parte de mi niñez, y ojalá alguien lo recuerde como yo, existieron unas libretas más grandes, con las grapas en el costado izquierdo, y que traían un dibujo de Shirley Temple en la portada, que era de cartoncillo café claro.
A esta edad no juro nada, porque mi memoria me es infiel, pero creo recordar a Shirley mordiéndose coquetamente un dedito mientras con la otra mano mostraba la faldita de su vestido. Algo como en esta foto, pero con una mano en la boca... y dibujada!
Muchísimo tiempo después llegaron las libretas Scribe, cuadriculadas y con doble raya, pero a mí me entretiene recordar mis colores de madera Blanca Nieves, los del perrito por cuya sonrisa asomaban los lápices, la plastilina en barritas o en bloques, la que se hacía aguada luego luego y la que tenía cierto aroma a miel porque la fabricaban con cera y era más dura, etc.
¿Alguien recuerda algo de esto?