28.5.13

Romeo, Romeo, donde estás que no te veo?

A Romeo, el perico de Betty Jean Chambers, no le gusta que lo dejen en el hotel para mascotas. Dice la Sra Chambers que es porque allá le colocan un trapo encima de la jaula a la hora de dormir y él está acostumbrado a dormir sin trapo, con la luz apagada. Así que antes, cuando lo dejaban allá regresaba de mal humor y con el genio pesado.

Por eso ahora me lo deja encargado a mí cuando sale de la ciudad.

Este fin de semana pasado ella se fue a Nueva Orleans, a la boda de su nieta con el actor Stephen Amell, de la serie ARROW. Regresó anoche y hoy fui a ver como le había ido. 

Viene muy animada y resuelta a continuar con sus quimioterapias (recientemente le encontraron pólipos en el intestino grueso y le extirparon una parte). Dice que en el Hotel donde les reservaron las suites a los invitados tropezó y cayó abriéndose una rodilla, pero que fuera de eso lo disfrutó bastante y trae el rollo de la cámara para demostrarlo.

A mí el perico nunca me ha dado lata. Lo veo cada tercer día para cambiarle de periódico y colocarle comida fresca y agua. Le doy uno o dos cacahuates porque le fascinan y le aspiro la manta que está debajo de su jaula. Desde que escucha que abro la puerta empieza a gritar y cuando ve que me retiro dice: Good-bye!!

Sin duda un perico muy listo y muy mimado!!

No comments: