3.5.13

Sóplale el culo pa' que se levante!

Cuando éramos niños y no había nadie que protegiera ni a las mascotas y mucho menos a los animales que no lo eran, mi tía Pepa nos compraba pollitos de colores. Claro que ella tenía sus propios planes, pues nosotros, pasada la novedad, o pasado el huevo, al verlos crecer y cambiar de color, nos olvidábamos de ellos y no los volvíamos a ver hasta que sus partes flotaban en un suculento caldo de pollo...

Entonces, allí andaban los pollos píe y píe por todas partes, y les compraban salvado o salvadillo, entre otras cosas que les dábamos como arroz y ya más grandes, maíz, y de repente alguno de ellos sufría un accidente menor y quedaba ahí tirado inconsciente...

Nosotros pegábamos el grito en el cielo y corría la tía diciendo:

-sóplenle el culo pa' que se levante!

Y lo agarraba, lo volteaba en su mano y soplaba fuertemente varias veces en el traserito del pollo, quien como diciendo on toy, volvía a la vida!! Nunca supe si ese método funcionaba sólo con pollos o con gallos y gallinas de mayor tamaño, con perros o incluso con personas, pero ahora que veo esto de los enemas de humo, me lo vuelvo a preguntar.

Mi tía, para saber si una gallina pondría huevo o no, la tomaba en sus brazos y le palpaba cerca del ano, pero nosotros que éramos bien mulas le decíamos que lo que hacía era meterles el dedo!! Ella siempre lo negó y yo hasta hoy no sé cual es la mejor manera de saberlo... como no tengo gallinas!!

No comments: