17.4.14

A romper la piñata!

Lo mejor de las piñatas no era ni golpearla ni recoger los dulces, sino las bolsitas que nos entregaban al final.

En ese tiempo eran bolsitas de papel. Traían dentro por regla general una naranja, a veces mandarina, dependiendo de la época, un trocito de caña, cacahuates, colaciones, galletas con grageitas y un pito o cualquier otra cosita para entretenernos.

Lo malo es que como casi siempre seguíamos jugando con la bolsita apretada en la mano, las galletas terminaban casi pelonas y las grageitas andaban todas revueltas con pedazos y polvo de las cáscaras de cacahuate. Las colaciones, que seguramente eran viejas, estaban descoloridas y con las puntitas rebajadas.

Lo primero que había que comerse era la mandarina y después se chupaba la caña hasta dejar el gabazo (bagazo). Las colaciones eran una sorpresa, pues podían traer dentro o una semillita de anís o un cacahuatito pequeño. 

Con el tiempo llegaron las fiestas temáticas, donde tanto la piñata como el pastel y las bolsitas debian estar coordinadas con el diseño de algún personaje infantil, y ya no supe que es lo que les echaban dentro. 

No comments: